Hace unos meses, vi circular mucha información y publicidad para el sitio web Too-short que propone un concepto novador de trueque para ropa. Blogueros/as hablaban a menudo de este sitio, pero no quería probarlo a través del blog y que me llamen blogueras cada vez que probamos algo.

Estaba interesada porque a contrario de los sitios habituales de venta de segunda mano como Wallapop o desegundamano.com , aquí el sitio propone un verdadero intercambio de ropa.

¿El principio?

Tooshort manda dos veces al año, y si lo pedimos, una bolsa para rellenar y mandar (ya está pagado el sello) ropa. No se puede poner 70 piezas, pero más o menos 30, lo que ya está muy bien. No se puede poner ropa infantil si usted no está matriculado en esta categoría.

Hay de ser miembro (por eso pagar 50 euros) para poder mandar más de dos veces al año y a partir de la talla 0.

Hasta aquí, está todo muy sencillo, mandamos la ropa (Por supuesto en buen estado, de marca correcta y limpio), recibimos “puntos” si esta ropa esta seleccionada y gracias a estos puntos podemos “comprar” la ropa de los demás en el sitio.

¡Que guay! … Un medio para tirar su ropa, que otra persona lo disfrute y de no pagar nada más que el control de calidad (que no es muy alto).

EN FIN.

Lo admito, estaba cansada (bueno, madre, sobre todo) y seguro que lo había leído todo… Entonces pedí esa bolsa, la llené de treinta prendas más o menos (Y eso también lo admito, no lo conté). Y no hablaremos de las dos camisetas listas para el cumpleaños de mi hija al día siguiente que puso dentro de la bolsa sin querer (ejem, ejem …).

Después de unos meses, por fin mande la ropa. Todo fue bien recibido y como los plazos fueron un poco largos por culpa de huelgas de correos, me acreditaron mi cuenta de +25 puntos, muy majo…

Me espero y una mañana me anuncian que mis artículos están en línea. 12 para ser exacta. Los demás van a una asociación caritativa (hace parte del juego). Entonces acreditan mi cuenta.

Entonces aquí estoy con 101 puntos en mi cuenta. Felicidad. Voy a poder comprar ropa para mi hijo mayor a quien falta ropa, cruelmente.

 

Aquí vienen los problemas. Selecciono unos artículos, pero no hay nada que mola mucho. La ropa guay se va muy rápidamente y muchas prendas son “reservadas” ya, y queda muy poca elección. Eso también hace parte del juego.

Cojo entonces 3 camisetas de mangas largas y como no encuentro nada más, elijo un vestido para mi hija. Al final, el “precio” es de 15 puntos que bajan de mi cuenta (=15€). ADEMAS, hay que añadir el control calidad y él envió, o sea 18,50€ para 5 prendas.

Entonces pago 15€ (15 puntos), más 18,50€. Total 33.5€, 6.70€ la ropa. Lo que me parece bastante caro para ropa de segunda mano.

Lo ideal sería encontrar un abrigo nafnaf para la pequeña o Levis, lo que es muy raro. Porque otras (y supongo que duermen delante del ordenador…) lo cogen muy rápidamente. Entonces no me gustó mucho pagar una camiseta así tan cara como una H&M.

Entonces, como muchas supongo, me planteo dejar mis 101 puntos a la tienda asi como mi ropa, que sinceramente, me hubiera gustado más regalar a alguien.

No es un artículo en contra del sitio, pero solo lo que pienso del concepto que es interesante, pero que como siempre solo es rentable para sus creadores. Porque pagar 7€ una camiseta H&M de segunda mano, me duele.

Pienso que nunca más volveré a utilizar ese tipo de sitio y ire en los sitios habituales de segunda mano donde se sabe por lo menos lo que damos y lo que recuperamos.

Sinceramente, sé que es culpa mía por no haber mirado más antes de pedir mi bolsa cuanto costaban los gastos de envió y de control de gestión. Pero bueno, no pienso ser la única a la que le pasó. Es una pena, porque reduciendo estos gastos, se podría tener un verdadero sitio de trueque muy interesante. Porque, aunque se perfectamente que los creadores deben ganar dinero también, 11€ el control calidad, me parece exagerado. En fin, estoy decepcionada porque me gustaba el concepto, pero al final me cuesta más que comprar ropa nueva.